Qué es y qué no es el Reiki

Hace tiempo que llevo dándole vueltas a la cabeza escribir sobre el reiki. Y me he animado, por una parte gracias a las personas que acuden a mi consulta de psicología “rebotadas” de este tipo de prácticas, y por otra para poner mi granito de arena e informar a aquellos que quieren acudir a terapeutas reikianos y no tienen bien claro lo que son. Me dispongo a explicarlo brevemente:

Qué-es-y-qué-no-es

Qué es el reiki:  

El reiki es una práctica de origen oriental basada en la idea de que por nuestros cuerpos fluye una supuesta “energía o fuerza vital“, el qui o ki en japonés, y que cuando esta energía se bloquea aparecen dolencias y enfermedades físicas, mentales y/o emocionales. La solución es que una persona instruida en la disciplina (el emisor o canal) elimine esos bloqueos mediante la transferencia, por imposición de sus manos o por otros medios (según su nivel), de “energía vital” al receptor o persona afectada. Esto hace, supuestamente, que se eliminen las molestias o enfermedades permitiendo la autosanación y llevando  a un “estado de equilibrio“.

Qué no es el reiki: 

  • No es una práctica de origen milenario: Muchas personas creen que lo es y más bien es relativamente nueva, más incluso que otra pseudoterapia muy extendida, la homeopatía, creada en 1796 por Samuel Hahnemann. El reiki fue creada en 1922 por el budista japonés Mikao Usui.
  • No es una práctica científica. No se fundamente en estudios, ni tiene un cuerpo teórico sólido y probado. Se basa en la idea de una “energía vital” y como buena pseudociencia entra en contradicción con el cuerpo teórico del resto de las disciplinas científicas (física, química, fisiología, medicina, etc.). 
  • No es una práctica eficaz. Hay gente que dice: “A mi me funciona“. Sin embargo,no existe un sólo estudio que diga que el reiki es más eficaz que el placebo para ningún problema. El que “le funcione” a una persona o incluso a varias se puede explicar por otros muchos fenómenos tales como la regresión a la media, selección de memoria o sesgo de confirmación, o el propio efecto placebo. Se han realizado interesantes estudios de revisión que la han descartado como práctica eficaz.
  • No es una práctica completamente inocua. Hay gente que puede llegar a pensar que si no hace nada malo pues “¿Qué más da?, ¿qué mal puede hacer, no?” Pues parece que si que da, existen estudios que advierten que dar a los pacientes reiki o cualquier otro placebo hace más daño que bien. Generalmente cuando una persona deja la medicina basada en la evidencia por otras alternativas suele acabar mal.
  • No es una terapia alternativa. Bueno, una alternativa si que es, pero no es una alternativa eficaz. Se ha demostrado claramente y sin lugar a dudas que cuando el reiki es usado como tratamiento médico, no confiere beneficio alguno: La American Cancer Society, el Cancer Research UK, y el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral  entre muchas otras no han hallado ninguna evidencia clínica ni científica que apoye las afirmaciones de que el reiki sea eficaz para tratar enfermedad o dolencia alguna. Sería más conveniente denominar al reiki como una pseudoterapia más que terapia alternativa. Algunas personas la definen como terapia complementaria porque dicen que pueden ir junto a otras terapias médicas basadas en la evidencia. Si es así, ¿para que necesitamos un complemento que sabemos que funciona como mucho con el mismo efecto que un placebo? ¿para qué gastar más recursos en añadir algo que es ineficaz? ¿creemos de verdad que se va a sumar su efecto? Es más, cuando resulte eficaz un tratamiento complementario, ¿podemos afirmar que se debe a la medicina basada en la evidencia o a su complemento no probado? Son cuestiones interesantes.
  • No hay energías que fluyan. En 1996, Emily Rose una niña de 11 años de edad con un experimento muy sencillo demostró que el reiki no funciona. Una niña de 11 años.

A partir de lo comentado hasta ahora saquen sus propias conclusiones, infórmense adecuadamente, sean críticos, escépticos, curiosos y duden. Sólo esa actitud evitará que alguien mediante su fuerza vital les substraiga mágicamente el dinero de sus bolsillos.

Sergio García Morilla. Psico·Salud.

Gabinete de Psicología en Tenerife

Sígueme en twitter

Psicología en Santa Cruz de Tenerife

 

Sergio García Morilla

Sobre Sergio García Morilla

Psicólogo clínico en Tenerife, especializado en terapia cognitivo conductual y de tercera generación posee una amplia experiencia en evaluación, diagnóstico y tratamiento de trastornos psicológicos en adultos. Twitter: @sergiogarmor

5 Comentarios

  • Federico dice:

    Querido amigo deseo decirte que no estás preparado para nada más de lo que tienes delante de tí. Sigue estudiando y el razonamiento y la lógica te seguirán enseñando lo que tienes delante de la nariz.

  • Gregorio dice:

    Los estudios demuestran que el reiki no es más eficaz que el placebo, pero eso no significa que no sea eficaz (para mejorar el bienestar de los pacientes, no para curar enfermedades). De hecho en uno de sus enlaces se cita un estudio que demuestra ambas cosas a la vez: que el reiki es placebo y que cualquiera de ellos mejora el bienestar de pacientes de quimioterapia (evaluado subjetivamente por el propio paciente, imagino) respecto al grupo que no recibió ninguno de los dos.

    Únicamente he leido dos argumentos indicando los posibles efectos negativos de utilizar placebo como complemento al tratamiento. Uno es que sería mejor utilizar otra técnicas complementarias quizá más eficaces, como masajes. Puede que sí, pero eso requiere personal más formado que quizá no siempre esté disponible. Otro es que las explicaciones mágicas o pseudocientíficas confunden al paciente y pueden inducir a abandonar el tratamiento real. Es posible, pero supongo que dependerá de cómo se explique y cómo se plantee.

    Personalmente no recomendaría placebos que se basen en creer en energías fantasiosas, mucho menos si hay que pagar por ello, pero no creo que haya que despreciar sin más el efecto del placebo.

    • Cuando un estudio demuestra que x no es superior al placebo quiere decir que x por sí mismo no tiene un efecto real sobre lo que intentamos cambiar. Por ejemplo si un estudio demuestra que el reiki no es superior al placebo en el tratamiento del dolor significa que no hay nada en la práctica del reiki (su supuesta energía sanadora o estabilizadora por ejemplo) que mejore por si mismo el dolor, y es la persona la que por efecto placebo o incluso regresión a la media (el cuerpo tiene mecanismos propios de recuperación de la salud como el sistema inmunitario) o sesgos de memoria (la persona recuerda parcialmente la información relevante de su enfermedad y) mejora subjetivamente.
      El foco del artículo es demostrar que el reiki no es una práctica eficaz no que el efecto placebo no sea interesante y necesario estudiar en profundidad.

      Un saludo y gracias por comentar.

  • Eva dice:

    Hola.
    Hace unos años, unas conocidas me hablaron del Reiki como algo fantástico , como algo milagroso que cambiaría mi vida. Yo soy un tanto escéptica en este tipo de cosas y verdaderamente no se porqué accedí a iniciarme en su práctica. Aparte de soplarme casi 200€ por el curso, me pareció una tomadura de pelo increíble. Como bien decís, todo es autosugestión. Los llamados “maestros del Reiki”, están bien preparados para hacerte entrar en esa espiral autosugestiva. Aunque lo que más me asombró de todo, es que una de esas conocidas que me convenció es “enfermera” y que algunas de las personas del curso también lo eran. No sé hasta que punto una enfermera puede llegar a la conclusión de que por la simple imposición de manos, se puede curar un tumor. Ellas no son médicos, pero sí trabajan mano a mano con ellos y deberían tener más sentido común. La medicina es una ciencia probada y el Reiki no. Energía tenemos todos, eso está demostrado, pero nada más.

Haz un comentario