¿Qué es la motivación extrínseca?

Psico·Salud-IntrinsecaEn la entrada anterior sobre psicología del trabajo hablábamos sobre el papel que juegan los incentivos en el rendimiento de los trabajadores. Decíamos que, a diferencia de lo que suele pensar la gente, al final terminaban por ser contraproducentes, argumentando que una tarea no debe depender de la motivación ajena a ella. En definitiva, hablábamos de motivación extrínseca.

Entendemos por motivación extrínseca todo tipo de recompensa que se nos da por realizar una determinada tarea. Por ejemplo, el sueldo por trabajar (además de los incentivos que ya comentábamos) o los regalos que suelen hacer los padres a sus hijos por aprobar. Pero también puede ser motivación extrínseca el reconocimiento que nos hace alguien por nuestra buena labor.

En este caso, a nadie le amarga un dulce. Es agradable que nos recompensen cuando conseguimos algo. Sin embargo, estas recompensas acaban alejándonos de algo importantísimo, que es el motivación por la tarea en sí misma, lo que llamamos motivación intrínseca. Siguiendo con los ejemplos, sería motivación intrínseca el estudiar porque disfrutamos aprendiendo, o ir a trabajar y mientras estamos trabajando centrarnos en las cosas que nos gustan del trabajo. Consideramos motivación intrínseca a todo lo que tiene que ver con sentirse competente y tener autonomía. También se ha encontrado un factor de prosociabilidad (que nuestro trabajo haga bien a otra persona o al medio).

¿Significa todo esto que la motivación extrínseca es siempre mala? No. Como ya he dicho, es agradable recibir una recompensa por un logro, siempre que no sustituya al sentimiento de ser capaz. Además, la motivación extrínseca puede hacer de puente hasta la intrínseca, y se puede dividir en distintos niveles según su cercanía, su grado de “internalización”.

Deci & Ryan (1985) describen cuatro estadios de motivación extrínseca:

  1. En un principio la motivación regulada externamente: no existe autonomía y se hace porque alguien nos lo pide o porque esperamos una recompensa.
  2. Sigue la motivacion introyectada: El objetivo sigue siendo cumplir una demanda externa, pero la recompensa es interna. Tiene que ver con el mantenimiento de la autoestima, con alegrarse por ser capaz de hacer algo que nos piden, pero no tiene autonomía.
  3. Motivación regulada por identificación: Se sigue realizando por algo externo, pero cuenta con mayor autonomía y capacidad de tomar decisiones para llegar a ella.
  4. Motivación por integración: Es el tipo de motivación extrínseca más parecida a la intrínseca. Se logra cuando la persona asimila los objetivos como propios y acordes a su sistema de valores, además de tener una gran autonomía. Sigue sin ser intrínseca porque la tarea no se realiza por el propio disfrute de la misma, pero consigue mejores resultados que cualquier otro estadio de motivación extrínseca.

Lo ideal ante el trabajo es partir desde el estadio más externo hasta llegar a internalizar los objetivos y ser capaz de asumirlos como propios, llegando al último paso de la motivación extrínseca.

Por supuesto, sigue sin alcanzar los niveles de desempeño que tiene una persona intrínsecamente motivada, pero es algo que se puede conseguir con medios más convencionales en todo tipo de empresas. Quien quiera llegar a un nivel intrínseco tendrá que arriesgar más, abandonar estereotipos sobre los trabajadores y esforzarse. ¿Cómo lograrlo? En el próximo artículo daremos algunas claves.

Javier Alemán González. Psico·Salud

Centro de Asistencia Psicológica.

Referencias:

  • Deci, E. L., & Ryan, R. M. (1985). Intrinsic motivation and self-determination in human behavior. New York: Plenum.
  • Deci, E. L., & Ryan, R. M. (2000). The “what” and “why” of goal pursuits: Human needs and the self-determination of behavior. Psychological Inquiry, 11, 227-268.
Psico·Salud

Autor Psico·Salud

Gabinete de psicología especializado en tratamientos eficaces cuyo objetivo principal es mejorar la calidad de vida de las personas que solicitan nuestra ayuda. Nos encanta combinar la atención psicológica con la divulgación. ¡Nos apasiona lo que hacemos!

Más entradas de Psico·Salud

Deja tu opinión