El Síndrome de Asperger se incluye dentro de los Trastornos del Neurodesarrollo según el  Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), y en la actualidad se engloba concretamente dentro del grupo Trastornos del Espectro autista, no formando una categoría aislada como en la edición anterior de este manual. Asperger-PsicoSalud-Tenerife

En los años 80 se acuña el término “trastorno del espectro autista” y el Síndrome de Asperger se engloba dentro de estos. Pero ya en 1944 un pediatra Austriaco, Hans Asperger, había descrito este síndrome bajo el nombre de “psicopatía autística”.

¿Cuáles son las características de una persona que presenta Síndrome de Asperger?

Las dificultades que se observan las podemos agrupar dentro de dos grandes bloques: dificultad en la comunicación e interacción social de forma persistente y patrones de conducta, interés o actividades restrictivas, repetitivas y estereotipadas.

A nivel social pueden mostrar dificultad respecto a la comunicación no verbal (mirar a los ojos, expresión facial, etc). Dificultad para desarrollar relaciones con sus iguales, unido a déficits en la reciprocidad social o emocional. Además, en algunos casos, se observa ausencia de conductas espontáneas dirigidas a compartir placeres, intereses o logros con las demás personas

Referente al segundo gran bloque, a nivel conductual, la persona con Asperger puede presentar una preocupación excesiva hacia un foco de interés restringido y estereotipado. Adhesión inflexible a rutinas, además de preocupación persistente por partes de objetos. A parte de la presencia de estereotipias motoras repetitivas (sacudir manos, retorcer dedos, etc)

Estas características se incluyen dentro del espectro del autismo, y por lo tanto, varían respecto a la severidad y necesidad de apoyo.

No encontramos retraso significativo del lenguaje, ni retraso cognitivo-adaptativo en las personas con Asperger.

Junto a estas características podemos decir que su comportamiento se va a caracterizar por dificultad para comprender los sentimientos e intenciones de los demás, así como dificultad para llevar y mantener el ritmo normal de una conversación. Otra característica es la literalidad en el lenguaje y en la comprensión. Además de una fijación en algún tema u objeto del que pueden llegar a ser auténticos expertos.

¿Cuál es la intervención?

Previo a realizar una intervención es preciso realizar una correcta evaluación a través de una entrevista clínica y una evaluación neuropsicológica. Además es necesario información y evaluación por parte del profesorado. También se pueden aplicar diferentes instrumentos basados en los criterios diagnósticos. Como ejemplo tenemos la Entrevista Diagnóstica para el Síndrome de Asperger (ASDI) y la Entrevista para el diagnóstico del Autismo (ADI-R)

Tras delimitar la historia de cada persona, la intervención debe ser individualizada y multimodal. Se incluye el abordaje psicoeducativo tanto para el paciente como para las familias. Cada intervención debe ser adaptada a la gravedad y alteraciones asociadas.

Es fundamental la intervención en para conseguir una correcta adaptación del niño a su entorno y para la evolución del mismo. Así como adquirir las habilidades necesarias en cada caso.

Bibliografía

Psico·Salud

Sobre Psico·Salud

Gabinete de psicología en Tenerife. Especializado en en Psicología de adultos, pareja, infantil y adolescente. ¡Nos apasiona lo que hacemos!

Haz un comentario