Bullying y Ciberbullying (II): Pautas para padres

Seguimos con nuestro “especial” sobre bullying, si te perdiste los artículos anteriores puedes ver La Historia de Amanda Todd aquí, y la definición del concepto de bullying y ciberbullying aquí. En este post reflejamos una adaptación de las pautas que recomienda la American Psychological Association para padres (tanto los de las víctimas como de los que participan en el acoso).

Pautas para los padres de niños que son objeto de Bullying

Observa a tu hijo. A muchos niños, sobre todo a edades muy tempranas, les cuesta verbalizar el hecho de que están siendo acosados. Si les prestamos la debida atención podemos detectar algunas señales de que podrían estar siendo víctimas de Bullying ya que existen síntomas que pueden delatar este problema: que vuelva del colegio con ropa rasgada, miedo a ir al colegio, disminución del apetito, aparición repentina de pesadillas, llanto o depresión general y síntomas de ansiedad (nerviosismo, inquietud, falta de concentración, falta de sueño, etc.)

Enseña a tu hij@ cómo desenvolverse cuando esta siendo acosado. Hasta que se haga algo a nivel administrativo, debes trabajar con tu hij@ para que aprenda a manejar la situación en el colegio sin que se convierta en un problema mayor. Una buena forma es que, en casa, se pueden representar situaciones para practicar, en ellas podéis representar papeles donde tu hij@ aprende a ignorar a su “acosador” y/o a desarrollar estrategias asertivas para hacer frente a la intimidación. También puede ser de utilidad ayudar a tu hij@ a identificar a los maestros y amigos que les pueden echar una mano en momentos difíciles.

Establece límites a la tecnología. Aprende y enseña a tus hij@s todo lo posible sobre el ciberacoso, enséñales a no responder o reenviar correos electrónicos amenazantes, así como a configurar los filtros de privacidad de las webs (Facebook, tuenti, myspace, etc). Es conveniente que toda la familia use un mismo ordenador y que se encuentre en un lugar visible de la casa donde pueda ser supervisado por un adulto. En lo que respecta al teléfono móvil, tienes que tener en cuenta las herramientas que contiene (acceso a internet, cámara etc.), también puedes establecer normas (tiempo de uso, lugares, etc.) y sería interesante guardarlos todos en un lugar común de la casa, la cocina por ejemplo. Esto evitaría que durante la noche el niño use el móvil ya que es el momento de menor control parental.

No lo minimices. Si sospechas que tu hij@ puede estar siendo víctima de bullying, no le quites peso diciéndole que no se preocupe. En su lugar, propicia un clima de confianza adecuado y mantén conversaciones abiertas con él/ella, así podrás averiguar realmente lo que le está sucediendo y tomar las medidas adecuadas para corregir la situación. Lo más importante es que tu hij@ sepa y sienta que le vas a ayudar, que vas a estar a su lado y que el problema se va a solucionar.

Contacta con el colegio. Es conveniente que padres y madres informen de que su hij@ esta sufriendo acoso en la escuela. Puedes hacer una petición por escrito en la que se le pida al maestro o al jefe de estudios que tome cartas en el asunto, se recomienda guardar una carta para entregar al director por si la petición es desatendida. Igualmente los padres deberían informar, en caso de recibirlos, de todos los mensajes amenazantes a la policía (mensajes de texto, correos electrónicos, mensajes en sitios web,etc.)

Pautas para los padres de los niños que participan en el acoso

Detener la intimidación antes de que comience. La mejor solución es la prevención. Habla con tus hijos a menudo, enséñales a respetar y valorar a los demás y a no despreciar a aquellos que considere diferentes. Enséñales lo que es el acoso y la intimidación y sus terribles consecuencias. Enséñales a ser empáticos. Es posible que presente algún problema para leer las señales sociales y no sepa realmente que lo que esta haciendo es perjudicial para los demás. Recuérdale que intimidar a otros puede tener consecuencias legales.

Da ejemplo. Todos sabemos que los niñ@s aprenden el comportamiento a través de la imitación del de sus padres. Estar expuesto a un comportamiento agresivo o un ambiente demasiado estricto en casa puede hacer que los niñ@s sean más propensos a intimidar en la escuela. Los padres o tutores deben modelar ejemplos positivos para que sus hijos se comporten adecuadamente en sus relaciones con los demás.

Busca posibles problemas de autoestima. Se ha observado que los niñ@s con baja autoestima tienden a intimidar a los otros para sentirse mejor consigo mismos. Incluso los niñ@s aparentemente sociables, que parecen muy populares y queridos en el colegio pueden manifestar las mismas tendencias si su autoestima es frágil o baja. Una vez más, presta atención a las señales.

Aquí te dejamos el enlace a la Guía de menores en internet para padres y madres, donde puedes encontrar información interesante relacionada con la seguridad en internet.

Estas son algunas de las pautas que pueden ser útiles para los padres pero evidentemente no están todas, si crees que nos ha faltado algo, nos encantaría que nos dejaras tu aportación en los comentarios. En la próxima entrega, daremos recomendaciones para los profesores y alumnos.

Sergio García Morilla. Psico·Salud.

Gabinete de Psicología en Tenerife

Sígueme en Twitter

Psico·Salud

Sobre Psico·Salud

Gabinete de psicología en Tenerife. Especializado en en Psicología de adultos, pareja, infantil y adolescente. ¡Nos apasiona lo que hacemos!

Haz un comentario